• Los Santos Nombres del Señor

  • Jaya Sri Krishna Caitanya Prabhu Nityananda Sri Advaita Gadadhara Srivasadi Gaura Bhakta Vrinda.

    Hare Krishna Hare Krishna Krishna Krishna Hare Hare
    Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare.

KURUKSETRA – LA TIERRA DEL DHARMA

KURUKSETRA – LA TIERRA DEL DHARMA Por Lokanatha Swami

Las guerras y las actividades piadosas frecuentemente anduvieron juntas en este antiguo campo del norte de la India


Kuruksetra, cerca de cientos de kilómetros al norte de Nueva Delhi, es conocido principalmente como el lugar donde la batalla del Mahabharata se llevó a cabo y donde Krishna habló el Bhaga­vad-gita. Pero mucho antes de estos eventos, Kuruksetra ejercía un papel preponderante en la histo­ria y cultura de la antigua India. Por miles de años, fue el eje alrededor del cual la civilización védica giró en su gran gloria. La importancia religiosa de Kuruksetra es descrita en muchas escritu­ras, incluyendo el Bhagavad-gita, el Mahabharata, y varios Upanisads y Puranas. Las escrituras lo describen como un lugar de meditación y una de las moradas de los semidioses. La atmósfera de Kuruksetra sigue dominada por el canto de himnos védicos, especialmente el Bhagavad-gita.

El primer verso del Gita se refiere a Kuruksetra como dharma-ksetra, o el campo del dharma, se­ñalando que era ya conocido como un lugar sagrado. Hoy, se pueden ver muchos templos antiguos y lagos sagrados en Kuruksetra, un área de aproximadamente cientos de kilómetros cuadrados entre los ríos sagrados Sarasvati y Drisadvati, en el estado de Haryana.

El gran rey Kuru

Antiguamente, Kuruksetra era conocido como Brahmaksetra, Brighuksetra, Aryavarta y Samanta Pancaka. Se hizo conocido posteriormente como Kuruksetra a causa del trabajo del rey Kuru.

El Mahabharata describe como el rey Kuru, un prominente ancestro de los Pandavas, hizo de aque­lla tierra un gran centro de cultura espiritual. El rey Kuru fue hasta allí en una cuadriga de oro y usó el oro de la cuadriga para hacer un arado. Luego tomó prestado el toro del Señor Siva y el búfalo de Yamaraja y comenzó a arar el suelo. Cuando Indra llegó y preguntó a Kuru qué estaba haciendo, Kuru respondió que estaba preparando la tierra para plantar las ocho virtudes religiosas: verdad, yoga, gentileza, pureza, caridad, perdón, austeridad y celibato.

Indra solicitó que el rey le pidiera alguna dádiva. Kuru pidió que aquella tierra fuera eternamente un lugar de peregrinaje, aún después de su partida, y que cualquiera que muriera allí fuese para el cielo independientemente de sus pecados y virtudes. Indra rió al oír tal pedido.

Intrépido, Kuru ejecutó grandes penitencias y siguió arando. Gradualmente Indra comenzó a recon­siderar su pedido, pero los otros semidioses expresaban dudas. Ellos decían que la muerte sin sacri­ficio no era digna de un lugar en el cielo. Finalmente, Kuru e Indra llegaron a un acuerdo: Indra aceptaría en el cielo a cualquiera que muriese allí luchando o ejecutando penitencias. Así, Kurukse­tra se volvió tanto un campo de batalla como una tierra piadosa.

La batalla del Mahabharata

Cuando los Pandavas exigieron a Dhritarastra y sus hijos, los Kauravas, su parte legítima del reino de Pandu, les fue dado el bosque Khandava, localizado al sur del reino Kuru. Allí ellos construye­ron una magnífica ciudad llamada Indraprastha, situada donde hoy está Delhi. Los Kauravas con­servaron Hastinapura, ubicada al norte de Delhi, como su capital.

Más tarde, los Pandavas fueron exiliados por trece años tras la derrota de Yudhisthira en un juego de dados. Tras cumplir el exilio, los Pandavas exigieron la devolución del reino que les pertenecía. Como representante de los Pandavas, el Señor Krishna fue hasta Duryodhana, el Kaurava mayor, y solicitó humildemente sólo cinco aldeas para los cinco Pandavas. Pero el orgulloso Duryodhana se rehusó a ceder alguna tierra. “No les daré siquiera la cantidad de tierra que cabe en la cabeza de un alfiler”, dijo él.

En ese momento, la guerra se hizo inevitable y los Kauravas y los Pandavas decidieron luchar en Kuruksetra porque allí abundaba el agua y la leña, y era espacioso y deshabitado.

Los Pandavas ganaron la guerra de Kuruksetra, que duró sólo dieciocho días.

El nacimiento del Gita

La batalla de Kuruksetra comenzó el día conocido como Moksada Ekadasi (Ekadasi es el décimo primer día tanto de la luna creciente como de la luna menguante, y moksada significa “aquel que concede la liberación”). Ese día, Krishna iluminó a Arjuna con el conocimiento del Bhagavad-gita, liberándolo. Actualmente, cada año en este día –considerado el aniversario del Bhagavad-gita– se realizan homenajes al Gita en Kuruksetra y diversos otros lugares de la India.

El gran festival de Jyotisar, el lugar donde el Gita fue hablado, es organizado como un oficio del gobierno, con ministros y gobernadores presidiendo el evento. Coincidentemente, es también la época de la Maratón Anual de ISKCON de distribución de libros de Prabhupada, cuando los devo­tos distribuyen cientos y miles de copias de El Bhagavad-gita Tal Como Es de Srila Prabhupada por toda la India y alrededor del mundo.

Kuruksetra y el Ratha-yatra

Cierta vez, cuando Krishna se preparaba para ir a Kuruksetra en un período de eclipse solar, invitó a las gopis (pastorcitas) y a otros residentes de Vrindavana a encontrarse con Él en Kuruksetra. Cuando dejó Vrindavana en su mocedad, Él prometió volver pronto. Sin embargo, permaneció lejos por un largo período de tiempo (cerca de cien años). Así, motivados por el intenso amor espiritual, los residentes de Vrindavana siempre tenían añoranza trascendental y el extático deseo de verlo nuevamente.

Los residentes de Dvaraka (la ciudad majestuosa) llegaron a Kuruksetra en opulentas cuadrigas; los residentes de Vrindavana (una humilde aldea de pastores), en carros de buey. Puesto que las fami­lias de Vrindavana y de Dvaraka estaban relacionadas, sucedió una reunión muy placentera.

De todos los residentes de Vrindavana, la líder de las gopis, Srimati Radharani, había sentido los dolores por la separación de Krishna más que cualquier otro. Ella y las otras gopis estaban determi­nadas a llevar a Krishna de vuelta a Vrindavana. La reciprocidad amorosa entre Krishna y las gopis en Kuruksetra es el significado esotérico detrás del festival conocido como Ratha-yatra. Así, siem­pre que los devotos Hare Krishna realizan Ratha-yatras en cualquier ciudad alrededor del mundo, ellos están proclamando las glorias eternas de Kuruksetra.

Traducción de inglés a portugués Bhagavan Das (DVS)

Traducción Gustavo Medina

Una respuesta

  1. Una forma de vida
    y una forma de llegar a la sabiduría espiritual
    gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: