• Los Santos Nombres del Señor

  • Jaya Sri Krishna Caitanya Prabhu Nityananda Sri Advaita Gadadhara Srivasadi Gaura Bhakta Vrinda.

    Hare Krishna Hare Krishna Krishna Krishna Hare Hare
    Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare.

Srila Prabhupada…increible!!!

Fuente  http://www.mundonamahatta.org

Por favor tomense un momento para leer esta increible historia y tratar de entender el amor de Nuestro Salvador Srila Prabhupada por cada uno de nosotros…

El Pujari de la casa de Sri Adwaita Acarya en Santipura, Bengala Occidental

Esta historia fue oída en Mayapura en 1980. Un hombre fue al ISKCON Caitanya Candrodaya Mandira llevando consigo una copia de un artículo de “De Vuelta al Supremo” sobre Srila Prabhupada, titulado “Una vida entera de preparación”.

Recientemente, tuve una realización sorprendente y quería compartirla con los devotos de todas partes. Yo fui el pujari y el sevaita de la casa de Adwaita Acarya por muchos años. También estuve allí entre los años 1940 y 1950. En ese tiempo, observé que un devoto grhasta bengalí solía venir al templo con bastante regularidad. Vestía un dhoti blanco y una kurta, y siempre venía solo. Él se sentaba callado en la parte de atrás del Mandira, y cantaba harinama en su mala muy quieta y profundamente. Noté que venía los fines de semana, generalmente una o dos veces por mes regularmente. Después de cantar por muchas horas, siempre me agradecía cuando salía. Su presencia era profunda y me sentí atraído por él. Puesto que sus devociones eran solitarias, nunca le hablé para no perturbarlo. A veces, sucedía que cuando cantaba, observaba que sus ojos estaban llenos de lágrimas y su voz sofocada.

Luego, por largo tiempo él no vino. Entretanto, recuerdo claramente que en agosto de 1965, vi a un sannyasi vestido de azafrán sentarse en la parte de atrás del Mandira. Por un momento lo reconocí como mi viejo amigo de antes. Nuevamente se sentó por largo tiempo cantando Hare Krishna. Yo podía ver sus cuentas moverse, sus ojos cerrados en concentrada devoción. Estaba llorando sin sentir vergüenza, incluso más de lo que acostumbraba cuando recibió el Santo Nombre. Finalmente, tan pronto anocheció, prestó su dandavat pranama por largo tiempo. Cuando se levantó, vino hasta mí y me agradeció otra vez por mi seva aquí, en Adwaita Bhavan. Yo le pregunté, “¿Quién eres tú? Te recuerdo de mucho tiempo atrás”.

El respondió, “Mi nombre es Abhay Caranaravinda Bhaktivedanta Swami Maharaja. Yo soy un discípulo sin valor de Su Divina Gracia Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura, Srila Prabhupada, mi divino maestro. He venido aquí desde hace tanto tiempo porque mi Gurudeva me dio una misión imposible. Su deseo es que atraviese el océano hacia los países occidentales y difunda las enseñanzas sublimes de Sri Caitanya Mahaprabhu. Allí hay incontables almas que nunca oyeron sobre Sri Sri Radha-Krishna y están su-friendo inmensamente. Yo no sé cómo esta misión puede ser exitosa, entonces he venido aquí, a esta casa especial de Adwaita Acarya donde Ellos, Nityananda Prabhu y Sri Caitanya Mahaprabhu, se reunieron para planear el movimiento de sankirtana. Fue aquí que comenzaron la inundación de amor por Dios que barrió la India y continúa hasta hoy. Entonces, he orado aquí muy ardientemente para que Ellos me den Su misericordia y, de alguna forma, me autorizarán y me guiarán. Yo quiero satisfacer el deseo de mi Gurudeva, pero me siento descualificado para esto”.

Mientras hablaba conmigo, vi lágrimas cayendo nuevamente por su rostro. Entonces, continuó, “Mañana partiré para Calcuta en barco y atravesaré el océano hacia América. Yo no sé lo que me sucederá allí, pero estoy orando muy ardientemente por ayuda”. Entonces, él muy humildemente pidió mis bendiciones. Sin duda, fui tocado por la sinceridad y determinación de este Vaisnava que vi partir en su viaje.

Algunos años después comencé a ver, por primera vez, Vaisnavas blancos viniendo al Adwaita Bhavan. Ellos usaban dhotis y saris, y cantaban en la Tulasi-mala. Yo nunca hablé con ninguno de ellos, pero entonces uno de ellos me dio esta revista americana, “De Vuelta al Supremo”. Tan pronto vi las fotografías, de repente, reconocí una foto del Fundador-Acarya que había llevado la conciencia de Krishna a Occidente. Era el retrato de mi amigo, Bhaktivedanta Swami, que antes había venido y orado muchas veces aquí. Entonces, realicé que él realmente cumplió esta misión imposible de su Gurudeva. Noté que sin duda era él, comenzando solo y sin pretensión, quien había realizado este milagro glorioso contra todas las probabilidades.

Tan pronto lo vi, vine aquí a su templo en Mayapura para contarles esta información. Sé que ahora él partió de este mundo, pero pensé que tal vez querrían conocer esta historia sobre ustedes y su amado Srila Prabhupada.

Yajñavalkia Gopala Das

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: